Es cierto que las redes sociales e internet en general, han potenciado mucho la astrología. Pero también es verdad que a veces pareciera ser que perdiéramos el foco de la real utilidad que tiene ésta en nuestras vidas. Nunca me ha gustado la idea de ver la astrología como una posibilidad de conocer el futuro, ni tampoco como una manera de imponer ciertas conductas o comportamientos.

Mi observación es bastante desapegada, ya que veo en la astrología una especie de guía, llena de simbolismo y por lo tanto, digna de ser interpretada. Sin embargo, hay tantas publicaciones en el mundo virtual asegurando adjetivos y características psicológicas y hasta físicas, que rayan en lo simplista y que se basan en información escasa, que a veces temo que todos los esfuerzos que hacemos quiénes nos dedicamos a este estudio, terminen siendo tratados como un mero juego.

En resumidas cuentas, se pierde el norte. Y las razones pueden ser muchas, desde la necesidad de captar la atención de la gente, que tienen muchos que ven en esto un negocio, y también la intención de ejercer poder en las masas, que claramente puede tener intenciones muchos más oscuras.

Los astrólogos no somos gente perfecta obviamente, pero al menos creo debe existir en nosotros la INTENCIÓN de cooperar en el crecimiento de quien consulta. Detectar sus necesidades y carencias, así como también ser capaz de proponerle alternativas para mejorar su vida.
Estoy convencida de que estos puntos son esenciales para darle a la astrología un real sentido terapéutico y sanador.

 

Liz R.Rey