Para hablar de tipos de astrólogos, también es necesario hablar de tipos de astrología, así como también de la variedad de personas y necesidades que hacen que busquen uno.

TIPOS DE ASTROLOGÍA Y ASTRÓLOGOS

Lo primero que deben tener claro quiénes busquen ayuda de un astrólogo, es que existen muchos tipos de astrología (aparte de la occidental), como por ejemplo la Védica, la Astrología Maya, la Astrología China, por nombrar sólo algunas.
Junto con esto, también es importante recalcar la importancia de fijarnos en la manera de trabajar que tenga cada uno, desde si prefiere que le enviemos preguntas, o si entrega por escrito su interpretación, o si fijaremos una cita con él/ella para que resuelva nuestras dudas. Así como también considerar si es que estudian la carta orientando su análisis hacia sucesos futuros, como ocurre con la Astrología Horaria, o los que buscan llegar al fondo de la psique y analizar nuestros patrones de comportamiento, como se orienta exhaustivamente la Astrología Psicológica y la Cabalística.
No podría opinar cuál es la que más podría ajustarse a sus necesidades, porque no conozco en profundidad cada una de ellas (salvo la psicológica, porque es la que practico), así como tampoco conozco lo que los motiva a buscar un astrólogo. Pero sí les puedo decir que deben informarse mínimamente sobre el tipo de astrología que les ofrecen, por lo que la responsabilidad primera recae en ustedes. Identificar la diferencia entre cada una de estas ramas para poder decidir, es el primer paso.

 

TIPOS DE NECESIDADES EN LA CONSULTA

Hice una pequeña lista tratando de identificar los tipos de necesidades que he observado, según los distintos tipos de personalidades, y de manera muy global, para que detecten si se identifican con alguno y se puedan orientar mejor para decidir qué tipo de astrólogo les viene mejor.

“Quiero saber qué va a pasar…”

Si usted se considera una persona más bien controladora, quizás le vendría bien un astrólogo que se enfoque en pronósticos astrológicos. Ahora, también debe considerar que los temas difíciles pueden aparecer y que por querer saber, puede salir de la consulta más angustiado de lo que entró. Eso no es culpa necesariamente del profesional, ni tampoco suya, sino de cómo se está enfocando la solución al problema. Así que sea sincero con usted mismo, y observe si su manera de encontrar respuestas es la apropiada para usted.

Astrólogo recomendado: uno que sea muy estudioso, dedicado al cálculo, y que tenga de verdad las ganas de ayudarlo, porque a veces pareciera que se pierden más en su deseo de “adivinarle” la vida.

 

“Necesito saber por qué está pasando todo esto…”

Consultar a un astrólogo por este motivo puede ser una de las razones más comunes y casi obvias, ya que al formularnos esta pregunta, estamos en alguna medida aceptando que todo lo que nos pasa nos ocurre por un “plan divino”. Pero también con esto damos paso a que nos puedan decir cualquier cosa. Por ejemplo, que me dio dolor de muelas porque Plutón se puso directo, o que perdí el trabajo porque Urano entró en mi casa 6, etc. ]
Si bien, los planetas más pesados (o de tránsito lento) pueden tener efectos mucho más notorios cuando cambian de casa/signo, afirmar que la causa mis pesares es por esto deja en evidencia que se está usando la astrología de manera demasiado “simplista”. Existen muchas variables para determinar que un suceso pueda ocurrir o no, por un tránsito astrológico específico. Variables que el astrólogo debe sopesar, analizar y comunicar al cliente/paciente o persona que busque ayuda. Por lo tanto un diagnóstico lapidario puede claramente caer en el error si es comunicado a la rápida. Un buen astrólogo siempre contará con la convicción de que los tránsitos que estén apareciendo en su carta astral, son tan sólo vías para la expresión una energía específica, la que puede ir tomando múltiples maneras de afectarnos, positivas y negativas.
Así que ya sabe, si el astrólogo es muy tajante en sus afirmaciones, pregunte más y más, hasta que le dé una muy bien fundamentada respuesta.

Astrólogo recomendado: uno que sea realmente amante del análisis. Puede buscar sus textos o apreciaciones en la web, ya que hoy en día la mayoría tiene sus propios blogs en donde comentan sobre cartas natales de celebridades, aspectos, tránsitos, etc. Esto le puede dar mayor claridad si es el tipo de astrólogo que necesita.

 

“Quiero solucionar un problema…”

Esta es la mejor actitud para recurrir a un astrólogo, porque éste además de leer e interpretar su carta, deberá buscar las mejores opciones para que usted resuelva sus asuntos. Por lo tanto aquí debe fijarse en otras cualidades, que estén directamente relacionadas a su capacidad de empatía, razonamiento y habilidad para encontrar soluciones. Los recursos que éste tenga pueden traducirse en que será capaz de darle muy buenos consejos, respaldados por su conocimiento tanto en astrología, como en terapia. Distinto es cuando un astrólogo sólo lo ata a lo que “dicte el cielo”, sin dejarle opción para tomar las riendas de su vida, así que cuando llegue a este punto en la consulta, en que usted claramente busca llegar a una solución sobre qué hacer, notará la verdadera capacidad del profesional.

Astrólogo recomendado: puede ser uno relacionado a la psicología, pues tiene las herramientas para detectar patrones de comportamiento y condicionamientos psicológicos que pudieran estarle jugando malas pasadas.

 

“Quiero aprender sobre astrología…”

Curiosamente hay quienes buscan a un astrólogo para que les enseñe, creyendo que pagando por una consulta (¡sólo una!), lograrán tener las herramientas para interpretar su propia carta. Si bien lo que se aprenda, puede requerir más o menos tiempo dependiendo de múltiples factores, la regla general indica que para adentrarse en este estudio, es necesario invertir como mínimo un par de años.
El punto importante a destacar en estos casos, es que si un astrólogo no disfruta enseñando, por más que usted le pregunte, no conseguirá mucho. Lo ideal es optar por talleres o clases con alguien que esté bien dispuesto a resolver sus dudas.

Astrólogo recomendado: uno que se dedique a hacer clases, porque la consulta es un tiempo demasiado limitado para aprender.

 

“Necesito que me diga si me conviene proceder…”

Hay personas que están bastante informados sobre lo que trata la astrología, por lo que suelen buscar la orientación de un astrólogo más experimentado para tener certeza de lo que ellos ya están previendo. Un astrólogo predictivo puede ser su salvación, pero ojo, porque si llega a equivocarse o es poco empático al expresarle sus conclusiones, puede condicionarlo y quitarle poder a sus decisiones, y lo peor, ¡hacer que usted replique fatalidades a otros!.
Si bien, la astrología tiene fama de lograr anticiparse a situaciones o derechamente predecir acontecimientos, los astrólogos que logran acertar son los menos. Y esto ocurre, porque el trabajo en sí es bastante minucioso y requiere de mucha experiencia, por lo que si decide buscar a alguno que lo oriente, será necesario que investigue mucho sobre su trabajo antes de solicitarlo.
También es bueno que se pregunte, por qué necesita estar tan atento a lo que va a venir. Para todos el futuro es algo incierto, por lo tanto tenga claro cuando sus miedos están desbordándose y usted cae en la tentación de pretender desligarse de su responsabilidad en todo lo que vive.
Un buen astrólogo puede orientarlo, pero a la vez puede lograr que usted mantenga los pies en la tierra, y que asuma lo importante que es enfrentar sus propios condicionamientos, se acepte y se atreva a hacer cambios.

 

Señales de que se equivocó de profesional

Como les comentaba más arriba, el astrólogo que se sienta con el derecho de entregar una sentencia más que una interpretación, está tratando de apoderarse de su juicio, volverlo dependiente a través del miedo, y hacerlo sentir totalmente incapaz de afectar positivamente su propia vida.
Otro punto es cuando las observaciones del astrólogo tienden a repetirse, y usted termina con las mismas dudas. Él o ella debe ser capaz de detectar lo que usted necesita, ¡sobre todo si tiene su carta astral!.

Por último, debo mencionar el hecho de que las redes sociales, si bien han ayudado a que este conocimiento se expanda, también se ha fomentado (aún más) su uso por mera entretención. Si bien esto claramente viene desde hace un buen rato ya, por los medios de comunicación escritos, actualmente la necesidad de llamar la atención de las masas, o la intención de convocar gente para “vender”, hace difícil detectar cuándo la astrología se ofrece realmente para ayudarnos a resolver nuestros problemas, o cuándo está sirviendo de puente a fines comerciales.  Esa delicada línea sólo puede equilibrarse a través de nuestra responsabilidad en tomar consciencia, de que estas variables en la intención de la entrega de la información, existe.
Si somos capaces de valorar este maravilloso estudio, permaneceremos atentos a las fuentes de información que nos hagan más sentido, y así sabremos diferenciar lo que nos ayuda a crecer, empoderarnos y mejorar nuestras vidas.

 

 

Texto por Liz R.Rey