Últimamente, y sobretodo gracias a las redes sociales, la Astrología se ha vuelto especialmente popular. Son muchos los grupos y foros en los que se comparte información valiosa (y lamentablemente, muchas veces errada) sobre esta interesante disciplina. Pero cabe preguntar, ¿están todos preparados para asumir un rol como astrólogo?, ¿qué significa exáctamente y qué conlleva convertirse en uno?…

No están todos preparados para ser astrólogos, porque si bien la curiosidad es el puntapié inicial para acercarse a ella, no es determinante, pues este estudio requiere de mucha dedicación, constancia,  y horas de práctica, así como también de interés por desarrollar nuestra capacidad de análisis.
Por ejemplo, muchos llegan a la astrología para buscar una respuesta a sus problemas, y en la mayoría de los casos, relacionándolos con factores externos a ellos mismos. Esta curiosidad de saber el “por qué”, puede ser sólo la punta de iceberg para un largo camino de preguntas, puesto que aquellos cuestionamientos iniciales no hacen más que ampliarse a lo largo del tiempo a una escala abismal. Entonces de una simple pregunta, pueden surgir muchas otras, como por ejemplo, cómo fue mi infancia, cómo fue la relación con mis padres, qué tipo de karma traigo a este plano, cómo mi conducta influye en lo que me pasa, y así y así…

Lo que sea que vayamos descubriendo a través de la astrología, más que repuestas, nos trae a la larga la inevitable confrontación con nosotros mismos, que va obligándonos a tomar la responsabilidad  de nuestros actos y de nuestras vidas, mediante un constante trabajo interno.

Por otra parte, muchos se quedan con la idea de que la astrología puede usarse únicamente para conocer lo que va pasar, siendo que su mayor gracia es que nos permite entender lo que ya pasó, por qué, y para qué pasó. Pero también atender los sucesos actuales, con la intención de encausar nuestras energías para seguir de la mejor forma que podamos, hacia adelante.

Entonces el rol del astrólogo tiene muchas más facetas que un simple traductor de astros. Un aspirante a astrólogo también necesita asumir que su observación requiere un juicio, y dar un norte o sentido a todo lo que observa. Como ir al médico. Él hace un análisis, y luego determina qué necesitamos para restaurar nuestra salud. ¿Qué criterios usa para ello?. Pues sus conocimientos, su sabiduría, que ésta inevitablemente relacionada con la calidad de su profesionalismo en su trabajo y su intención de hacer un bien al otro, siendo este último punto directamente proporcional a su calidad como persona.

 

Aquí una breve lista con algunos consejos para iniciarse en este interesante estudio.

1.- Tomarse el tiempo para aprender
Parece obvio, pero no todos los hacen. Muchos con un poquito de conocimiento comienzan a sacar conclusiones demasiado rápido, lo que obviamente entorpece la calidad de la interpretación astrológica.

2.- No creer que existen signos buenos o malos.
Muchos caen en esto también, comenzando a encasillar demasiado las energías de cada signo. El ideal es tener conocimiento de la cara positiva y negativa de cada uno, siempre.

3.- Creer que una tensión en la carta, indica un suceso malo.
Esta es también otra creencia, siendo que muchas veces las cuadratura u oposiciones, pueden ser simplemente como un “empujón” para que otra cosa buena suceda.

4.- Aprender a ver lo bueno y lo malo de un aspecto
Todo en exceso es malo, hasta lo bueno. Así funciona también en astrología, por lo que nuestras conclusiones deben sostenerse por una mirada completamente holística de lo que ofrece positiva y negativamente una carta.

5.- Escuche a quienes han estudiado por mucho tiempo
Esto especialmente cuando se vea enfrentado a una crítica. A veces (muchas veces) es necesario darle una oportunidad a otras miradas, sobretodo a las que tienen más experiencia.

6.- Defina qué tipo de astrología quiere estudiar
Hay muchas opciones y formas de estudiar astrología. Al menos para partir, es mejor que elija bien por cuál de todas sus ramas va a comenzar, si no va a sólo marearse con la información.

7.- Estudie su carta primero, luego la de sus amigos o familiares
Estudiar la carta de quienes conocemos nos permite hacer comparaciones y comprobaciones de lo que hacemos, así que es preferible a que practique de esta manera, antes de comenzar a suponer o “adivinar” la vida de otros.

8.- Sea ético
Maneje los temas sensibles de otra persona con cuidado, y por sobretodo, evalúe que si lo que va a decir, va a ayudar a la otra persona. Usted no está para amargarle la vida a nadie.

9.- Trabaje en su propio desarrollo personal
La vida nos cuesta a todos, claro está, pero al asumir un rol como astrólogo usted también de alguna manera toma parte importante en la dirección de vida de otras personas. Bajo este tipo de responsabilidad, lo mínimo es poner mucha atención en su estructura de valores, porque será desde donde nacerán su visión sobre la vida y sus consejos.

10.- Ame la astrología, pero ámese más a usted mismo
Muchas veces he presenciado como algunos comienzan a identificarse con la astrología, de manera que nada ni nadie que esté fuera de sus conceptos, puede llegar a tener razón.  Pero la astrología no determina nada, sólo es análisis y observación de estadísticas. Así que manténgase fiel a usted mismo. Cuestione, compare sus análisis con los de otros astrólogos, y manténgase objetivo en sus comentarios, que nunca se para de aprender.

 

Por último, es importante recalcar que cualquier tipo de estudio “esotérico” implica estar lidiando con algo que no está del todo aceptado por nuestra sociedad, lo que trae de la mano la oposición de muchas personas, pero a su vez, también trae consigo un número no menor de gente que se aprovecha de dicha condición, y abusan de la ignorancia y desconocimiento que existe sobre esta materia.
Este es el motivo por el que debe poner mucha atención en cuidar las fuentes en las que basa sus estudios.

 

 

Texto Liz R.Rey