Podemos observar el mundo en que vivimos relacionándonos con él desde nuestra humanidad, más pura, sin pre-conceptos, ni ataduras. Acercándonos a nuestra naturaleza real, divina, en la que todo se entrelaza con todo, en la que está nuestra verdadera esencia.

Liz R.Rey