La variedad de energías representadas en los cuatro elementos, nos ayudan a clasificar sus respectivas esencias, y a entender sus efectos en nuestras vidas. Esto es muy importante porque nos invita a hacer consciente el lado más complejo de cada una, y anticiparnos a su posible manifestación negativa.

Hoy hablaremos de las Familias del elemento Fuego, que corresponden a los signos Aries, Leo y Sagitario.

Familias Aries:

Les gusta ser las primeras en todo. Tienen siempre la intención de ir hacia adelante, y en eso, pueden llegar a actuar bastante despiadadamente.

No soportan la debilidad en otros, por lo tanto, si algún integrante en la familia ocupa ese rol, pueden llegar a usarlo como chivo expiatorio para la descarga negativa que acumulan, sobretodo si alguno se siente demasiado frustrado.

La carga explosiva que tienen juntos, puede provocar un sitio propicio para peleas verbales y físicas. Pero no todo es tan malo, porque la energía belicosa puede ser transmutada rápidamente, si encuentran un nuevo norte por el cual batallar unidos.

Necesitan un fin, algo con que sentirse desafiados, en donde puedan hacer uso de su basta energía. Por eso competir los apasiona, mantiene “viva su llama”.

Por otra parte, la imagen masculina es sumamente importante. Casi venerada. Esta familia posee un líder, que comparten con la comunidad. Sí, porque necesitan una espacio destacado en la sociedad. Ir definitivamente a la cabeza.

Y hablando de cabeza, es la parte del cuerpo más sensible de estas familias. Los accidentes, los dolores de cabeza, son más que recurrentes en los clanes de Aries.

 

Familias Leo:

Las familias Leo destacan por muchas razones, pero por lo general la más importantes es porque están rodeados de un aura positiva. Leo es un signo anti tristeza. Con buenos aspectos estas familias definitivamente no dejan entrar energías bajas en sus vidas. Disfrutan de su existencia, la agradecen y vibran alto. Esta es una fuerte razón por la que atraen a los demás. Irradian calor, y quizás se nutren también de los halagos del resto. Pero, para eso están.

En el lado negativo, puede ocurrir que por su afán de reconocimiento caigan en una excesiva necesidad de llamar la atención, corriendo el peligro de volverse un tanto adictos a ser el “centro de mesa”. Cuando esto ocurre, estamos ante señales de que la familia Leo es bastante insegura. Ellos pueden llegar a ejercer mucha presión en su entorno familiar con tal de brillar, y es aquí dónde caen en los recursos tan conocidos de este signo, como lo son las compras ostentosas, el lujo, el aparentar.

Si bien, ellos pueden manejar bastante bien sus recursos, cuando es compartido la cosa cambia. Porque pareciera que siempre existe una distorsión en cuánto al valor que creen merecer, versus lo que realmente valen; mucho, igual que todos los demás.
Si el núcleo familiar está flaqueando en cuánto a su percepción de poder, pueden meterse en enredos económicos bastante importantes. Sobretodo si sus conocidos alimentan de alguna manera esa inseguridad.

Para su sanación, la familia Leo debe aprender a distinguir el momento en que debe desprenderse de su apego al supuesto “éxito”, y reconocer la validez que tienen los procesos de pérdida en sus vidas.
En vez de dramas, si Leo puede darle una oportunidad al aprendizaje de la derrota, estará adquiriendo la suficiente experiencia para crecer, sanar y guiar al resto.

 

Familias Sagitario

Las divertidas familias de Sagitario, son altamente reconocidas por su dinamismo, simpatía y grandeza. Poseen un especial don para “iluminar” al resto, pero a diferencia de los Leo, sus motivos están más ligados a su capacidad de observar situaciones objetivamente, en donde su compresión ayuda a la integración de ideas, situaciones y personas,  y que a su vez son consecuencia de su real valoración y empatía que sienten por toda la humanidad.

Estas familias son fuertes, optimistas, y quizás, demasiado desapegadas de la realidad, en donde su amplitud de miras muchas veces va demasiado lejos, dejándolos en terrenos fangosos, donde se diluyen sus construcciones y sus tremendas expectativas.

Los cambios de residencia, las grandes casas, el contacto con la naturaleza, son cosas bastante arraigadas en estas familias, que poseen ansías de unidad con el todo, pero que a su vez, pretenden dominar el mundo material, pues sienten que tienen suficientes y válidas razones para “hacer y deshacer” en este plano.

Creen en sí mismos, pero a veces creen demasiado, lo que les acarrea pérdidas económicas importantes. Sin embargo, es la responsabilidad la que les devolverá el poder, logrando poder reconstruir cimientos sólidos y propicios para brillar, que es lo que anhela todo signo de Fuego.

Por otra parte, la comunicación entre los integrantes de estas familias, es bastante especial, pues pueden mantener una constante nebulosidad con el mensaje del otro. Les cuesta escuchar, o mantener una idea clara de lo que otro quiso decir realmente. Esto puede debilitar sus lazos, porque se sienten y hacen sentir, incomprendido al otro, teniendo la tendencia a buscar la “familia perfecta”, fuera de la propia.

 

Estos son a grandes rasgos, algunos ejemplos de las Familias de Fuego.
Para concluir podemos afirmar que estas familias necesitan equilibrar sus energías con el elemento Aire (Géminis, Libra, Acuario). Ellos les traerán mayor claridad para tomar decisiones y principalmente, para dejar un poco de lado tanto ímpetu y reflexionar.

 

¿Quieres conocer más sobre la energía de tu Familia?…
Consulta por tu la Interpretación de tu Carta Astral en este link:

https://sanandokarma.com/lectura-carta-astral/

Más información en sanandokarma@gmail.com