Simbología de la indigestión

Somos una máquina biológica. Necesitamos la materia para sostenernos, para existir. Cuando aparecen los problemas digestivos, estamos manifestando un conflicto entre nuestro mundo espiritual  y nuestro mundo material. Digo nuestro, porque nuestro cuerpo actúa como vehículo de nuestro espíritu, y de alguna forma, nos hacemos presente mediante él  en la Tierra (si no tengo cuerpo, no puedo existir en este planeta).

Independientemente de la calidad de lo que comemos (que es sumamente importante, pero no es lo que analizaremos aquí), el alimento una vez ingerido, requiere de nosotros una aceptación.

“Dejo que entres a mi cuerpo (comida) y que te transformes dentro y junto con él (cuerpo)”.

La separación con el mundo físico, se desvanece.  Nos volvemos uno.

Ante esta realidad, los conflictos con el mundo externo, que la mayoría de nosotros podemos padecer, nos hacen inconscientemente renuentes a aceptar que “somos” gracias a él (mundo).

Por otra parte, como raza humana, poco hemos desarrollado hábitos que nos permitan ponernos en contacto con nuestro mundo espiritual. Muchos de nosotros vivimos en pos de un futuro lleno de compromisos  financieros y sociales, que no nos acercan a nuestro sentir más íntimo. Como resultado, el cuerpo puede manifestar dolencias  a modo de alarma, ya que las necesidades espirituales han quedado rezagadas, e incluso anuladas por no ser consideradas importantes (siendo que el cuerpo sin espíritu, tampoco puede existir en la Tierra).
Por eso, no es raro que los ayunos “sanen” ya que nuestro organismo necesita darse un espacio para ese contacto íntimo consigo mismo.

Si estamos sufriendo algún tipo de indigestión, es bueno hacerse la pregunta:
¿Qué necesito para sentirme bien?
–  Dormir más, cambiar de ambiente, o probablemente resolver cualquier problema que se nos venga a la mente, no importa… Tan sólo el hecho de llevar a la consciencia la pregunta, dará menos rigidez al cuerpo, pues éste está siendo escuchado.

Comer en calma, comer conscientes es el real significado de la alimentación, y puede no sólo ayudarnos con nuestra digestión, si no que también permitirnos permanecer en contacto con nuestro sentir y por ende, con nuestras necesidades, y así generar espacios propicios para restablecer nuestra paz y vivir en mayor armonía.

Nos alimentamos para existir en la Tierra, y para que la Tierra viva a través de nosotros.

 

Texto por Liz R.Rey