Sanando Karma estuvo en pausa. Fue una decisión difícil pues siempre quiero compartir mucho cada pequeña luz que llega a mi vida. Sin embargo, hay momentos en que es necesario cuestionar más. Dejar de hacer, e incluso alejarse un poco para poder observar esa totalidad que a veces nos cuesta percibir, y que puede esconder muchas de las respuestas que estamos buscando.

Me hizo bien.

Adquirir confianza y certeza en lo que uno hace toma tiempo. Y por sobre todo, entregar desde el corazón.

Aprendamos juntos ❤