dolor

 

En astrología, existen muchas formas de identificar las causas del sufrimiento humano. Oposiciones y cuadraturas, son por lo general indicadores de fuertes conflictos con los que las personas tienen que lidiar, prácticamente, durante toda su vida.

Hay un lugar en nuestra carta astral que puede reflejar todo ese dolor. Es el llamado Quirón, un planeta menor descubierto en el año 1977, responsable de obligarnos a enfrentar la sensación de tener un problema “sin solución”.

Acá no existe salida, simplemente se sufre. Debemos considerar sí, los distintos umbrales de dolor en las personas. No es lo mismo vivir el sufrimiento para alguien más insensible, a diferencia de otras en que el dolor puede llegar a ser insoportable. Todo depende de cómo esté aspectada la Carta Astral.

Es difícil sí encontrar a alguien que esté libre del dolor. Más bien lo que puede ocurrir, es que estas personas no manifiesten signos de encontrarse “heridos”, pues cuentan con una actitud resiliente y optimista, tomando las cosas dramáticas de la vida, como vienen.

Este puede ser el caso de un Quirón bien aspectado.  Aunque el dolor esté, se manifiesta una fuerza interna que mantiene despierto y mira los hechos desde otro ángulo, casi como si se tratara del historial de otra persona. Todo esto con el fin de encontrarle un sentido a aquel dolor, y transformar ese entendimiento, en conocimiento.

El que elije este camino, no rehúye, ni depende de anestésicos, ni calmantes. Enfrenta y saca una enseñanza de su herida. Se vuelve sensible a realidades que no conocía, y lo más importante, deja libre el paso al sanador que lleva dentro. Su discurso puede ser “te entiendo”, “he pasado por eso”, “sé lo que se siente”…¡y vaya que lo sabe! Pero además de tener la capacidad de empatizar con el dolor ajeno, puede incitar a los demás al alivio y la sanación, mediante su propia experiencia. Por lo mismo, se lo reconoce como un maestro.

Absolutamente todos tenemos el potencial de Quirón en nuestra carta. Ahí donde más nos duele, se esconde la llave para dejar de funcionar de acuerdo a las dualidades del mundo, y liberarse.

Quirón propone entonces una salida no basada en gratificar los sentidos, ni las expectativas terrenales, como suele ocurrir, sino en una elevación del espíritu. El trabajo de Quirón puede ser una carga muy pesada, pero sus frutos, definitivamente lo valen.

¿Quieres saber cómo está aspectado tu Quirón?
Solicita el informe de tu Carta Astral a: sanandokarma@gmail.com
Para más información pincha aquí