delicate-arch-night-stars-landscape.jpg

 

Éstos son tiempos de cambio. Años atrás la astrología era mucho menos tomada en serio que hoy. Eso es bueno. Lo malo, es que para muchas personas la astrología no es un recurso a emplear para mejorar sus vidas, sino una muleta que no les permite encontrarse a ellas mismas.

¿Por qué ocurre esto?. Las razones pueden ser muchas. Y la culpa, puede ser tanto del astrólogo, como de su “publico”. Ahora, ¿cómo podemos identificar si la astrología nos está beneficiando o no?…

A continuación un listado con algunas características que nos permitirán identificar qué tanto  estamos siendo influenciados, y si como nos tomamos la astrología, nos favorece realmente.

1.-  Me gusta saber en qué Luna estamos.

Esto puede ser bastante beneficioso. Saber en qué signo se encuentra la Luna nos permite tener conocimiento de las energías del día (suelen ser dos días). Por ejemplo; comenzar una dieta con la Luna en Virgo o Escorpión, puede ser mucho más eficiente que con la Luna en Sagitario o Tauro, pues los primeros favorecen a la limpieza, mientras los segundos, a la exageración y el goce.

2.- Necesito saber el signo de la persona, antes de involucrarme con ella.

Es común que a muchos de nosotros nos de curiosidad saber el signo de la persona que nos atrae. Pero saber el signo solar y basarse sólo en ello para dar con un juicio acerca de ésta, es tomarse la astrología demasiado superficialmente. Las frases “ah no, yo me llevo mal con x signo”, es una postura errada,  porque excluye todas las posibles variantes, quedándose con  las características de un sólo signo, siendo que somos influenciados por las energías de todos los signos, en distintas escalas. Hay personas en que su signo solar (es el que se saca con tu día de nacimiento)  difiere de otros de su mismo signo, ¡incluso para quienes nacieron el mismo día!. Para conocer a una persona, se necesita mucho tiempo, y esto es válido tanto para astrólogos (porque tienen que estudiar la carta en detalle) como para los no astrólogos. Sólo las circunstancias y acontecimientos te pueden ir mostrando cómo es una persona realmente, a través de sus acciones y reacciones.

3.- Le saqué la carta astral a todos mis hijos pequeños.

No es en absoluto recomendable estudiar la carta astral de un niño pequeño. La niñez es el momento de la vida en que los seres humanos experimentamos mayor flexibilidad. Irrumpir a esto, con acciones que intentan ayudar a un niño que aún está en proceso de desarrollar su consciencia, es válido siempre y cuando nos basemos en sus propias vivencias, no en lo que se supone está viviendo de acuerdo a su carta astral, pues deben saber que la interpretación de una carta astral, depende de eso, de la interpretación de alguien, por lo tanto, puede variar de astrólogo en astrólogo. No hay una verdad, sólo referentes, observaciones y opiniones. Sí se recomienda observar al niño primero, descubrirlo y acompañarlo en su crecimiento. Y si no aguantó y tiene la carta, intente no etiquetarlo. Recuerde, la carta astral es sólo una referencia.

4.- Todo me anda saliendo mal, necesito saber qué pasa con los planetas.

Esto puede ser bastante beneficioso, siempre y cuando recurramos a un astrólogo que sepa, además de darnos el panorama astral, tendernos una mano en superar nuestras dificultades y lograr nuestras metas. Esto es conocido como coaching.
Si sólo buscamos una predicción, lo que pasará es que comenzaremos a sentirnos totalmente influenciados por las circunstancias, desaprovechando la oportunidad de conocernos a nosotros mismos mediante los conflictos externos, y por ende, incapacitarnos en el desarrollo de nuestro poder personal.

5.- Eso no pasará, porque dice en la carta que no hay probabilidad.

En general, tomarse un pronóstico astrológico lapidariamente, sólo hace luz de nuestra comodidad. Es cierto que existen cosas que no podemos cambiar, pero por general, son situaciones muy extremas. Es bueno recordar que estamos en un mundo dual, y que en la medida en que desarrollemos nuestra espiritualidad,  tendremos la oportunidad de transmutar lo negativo en positivo.

6.- Me gusta saber la hora exacta de un tránsito planetario.

Puede ayudar, pero no es tan recomendable. La idea del estudio astrológico es que logremos una mejor calidad de vida, ¿no?. ¿Les parece que “calidad de vida” es pasar pendiente del movimiento de los planetas?. Estamos hablando de casos extremos, obviamente. La plenitud, se refiere a una mezcla de felicidad, tranquilidad y confianza en la vida. Si una persona se la pasa pendiente de un “evento planetario”, hay que tener ojo, porque su necesidad puede ser un reflejo de su miedo, o de su incapacidad de lidiar con alguna situación.

7.- Tomo decisiones en base a mis tránsitos planetarios.

Esto es complejo. Porque son muchas las variantes con las que hay que lidiar. Y se repite un poco lo que mencionaba en el punto 6. Tener tanta necesidad del control sobre el entorno, es un síntoma de falta de control interno. En oposición a esto, sí puede ser recomendable para el caso de operaciones quirúrgicas, porque las energías sin duda pueden influenciar en la materia, como en el proceso de cicatrización, por ejemplo. Para estos casos es recomendable que contacte a un astrólogo experto en astrología médica, y sea muy cuidadoso en elegirlo, considerando su experiencia en el tema.

8.- Quiero saber cómo está la otra persona, para poder influenciarla.

Bueno, esto no suena muy bonito. No lo es. Si bien la astrología nos permite conocer en profundidad a una persona, manipular siempre ha sido y será una actitud baja y carente de amor. A diferencia de alguien que realmente se interese en el bienestar del otro, e indague en su carta astral para poder conocer un poco más de sus problemas y luchas. Y ojo, que a veces se pueden conocer todas las dificultades del otro, pero carecer de capacidad para poder ayudarlo.

 

Por último, quiero recalcar que para encontrar el beneficio en una lectura astral, es necesario estar dispuestos a someternos a un trabajo espiritual profundo. Esto corre para el astrólogo, y también para quien recibe las interpretaciones de uno. Por lo tanto, la eficacia de la astrología no depende  de la astrología en sí, si no de quiénes la usen y apliquen en pro de su crecimiento personal.

Espero que esta lista les haya sido de utilidad, y si tienen alguna otra observación al respecto, lo pueden dejar en los comentarios.

 

Texto por Liz R.Rey