ascendente

En astrología, el ascendente simboliza una parte importante de la personalidad. Una de las razones por las que hemos nacido con un signo en particular como ascendente y no otro, radica en que es esa la energía que necesitamos para poder cumplir con nuestro karma, entendiendo al karma como las situaciones o vivencias que nos otorgan la oportunidad de evolucionar.

El ascendente está profundamente relacionado con todo el resto de la carta astral, puesto que es ahí en donde encontramos las herramientas para desenvolvernos en el mundo, y así poder manifestar nuestra misión de vida (que vendría a ser el signo solar).

Por ejemplo, las personas con signo solar en Aries y con ascendente en Piscis, pueden ser personas que vuelquen la energía guerrera tan característica de los arianos,  a causas menos egoístas, puesto que Piscis genera en él una inmensa empatía y sentido de sacrificio en pos de la humanidad. Este complemento energético le ayudará a manifestar mejor las soluciones a todos aquellos conflictos en los que sienta que debe luchar por causas más nobles.

Por otra parte y considerando este mismo caso, si el ascendente está en Piscis, parte de la energía del karma tendrá relación con el signo anterior a Piscis, o sea, Acuario. El sector de la casa del karma en la carta astral, influida por las energías de Acuario significa que la persona se desenvolvió más con esa energía en su vida pasada, por lo tanto en su inconsciente quedan atisbos en su forma de resolver los eventuales conflictos que enfrente en esta vida. Algo así como su lado inconsciente.

Es importante recordar que tanto la casa 12, como la casa 1 en la carta astral, deben considerarse al momento de describir la personalidad de un individuo, siempre y cuando sepamos distinguir qué aspectos predominan más, y con cuáles otras casas están ligadas.

Podríamos concluir que el ascendente es la manera en que la vida sigue la cadena evolutiva para lograr que en esta encarnación, la persona pueda trascender sus errores y avanzar en su desarrollo.

No existen buenos o malos ascendentes. Está muy arraigada la idea de que sólo debemos abrirnos paso hacia lo que deseamos, siendo esto a veces muy contraproducente para generar bienestar en los otros. Y aunque ciertamente existen signos más individualistas, cada una de las energías del zodiaco pueden cooperar y manifestar su potencial hacia la evolución y el mejoramiento de nuestro paso por este mundo.

Estos son los karmas según el ascendente. La información, obviamente se puede complementar con el signo solar y lunar. Para cualquier consulta, pueden comunicarse a través del mail: sanandokarma@gmail.com

Ascendente Aries y su Karma:

Es el caso de una persona que en una vida pasada ha entregado demasiado, y en ésta viene a realizar sus propios deseos, priorizando sus necesidades por sobre las de los demás. Debe tener cuidado con la violencia y el descontrol, intentando dominar su excesivo ego. Con este ascendente, el mundo entero parece ser un campo de batalla, es por ello que el descanso, dormir y soñar, lo fortalecerán y lo conectarán poderosamente con su mundo inconsciente.

Ascendente Tauro y su Karma:

Estas personas han logrado importantes cosas en su vida pasada. Han sido respetados, e incluso seguidos por otros. Ahora ellos necesitan relajarse un poco, y enfocar su energía hacía lo concreto, lo material y lo bello. Amar los reenergiza. Deben tener cuidado sí de no encerrarse sólo en un punto de vista, pues son capaces de encender fácilmente a sus enemigos.

Ascendente Géminis y su Karma:

Seguramente en su vida anterior, estas personas lograron que sus ideas sean lo suficientemente sólidas para darles seguridad, sin embargo en esta encarnación, tendrán la posibilidad de conocer mucho más. Podrán relacionarse con otros con mayor soltura, ya que tienen la capacidad de captar mucha información. Deben tener cuidad sí de aprender a discriminar y profundizar sus ideas, pues pueden llegar a conclusiones un tanto superficiales.

Ascendente Cáncer y su Karma:

Los ascendente Cáncer, probablemente en vidas anteriores dieron demasiada importancia a su intelecto, dejando a un lado todo lo relacionado a los sentimientos. En esta encarnación su sensibilidad se verá incrementada, teniendo la necesidad de sentirse protegido, así como también ser ellos quienes brinden protección a otros. Sólo deben tener cuidado con sus cambios de humor y de volverse demasiado inaccesibles por miedo a ser heridos.

Ascendente Leo y su Karma:

En una vida anterior, el ascendente Leo se sintió sobrepasado por su sensibilidad, buscando sosiego en su hogar o con los suyos. Sin embargo, en esta encarnación ya se reconoce y ha nutrido su mundo emocional lo suficiente como para sentirse más seguro e independiente. Un ascendente Leo ama tanto, que atrae amor y admiración, aunque a veces ocurre que en vez de amar a otros, vuelca todo su amor a sí mismo. Si es ese el caso, el tema kármico pendiente podría referirse a la relación que tuvo con su madre o con figuras femeninas, que pueden haber minado su autoestima.

Ascendente Virgo y su Karma:

Los ascendentes Virgo, son personas que buscan la perfección o al menos, sienten que pueden reconocer cuando algo es “perfecto”. Esto ocurre porque en vidas anteriores lograron un alto reconocimiento y aprobación por parte de los demás, lo que les da la suficiente seguridad a la hora de emitir juicios. Sin embargo, su excesivo afán por hacer todo bien, los puede desconectar de sus sentimientos y pasión, generándoles una constante insatisfacción si es que no logran darse el espacio para escuchar lo que su corazón quiere.

Ascendente Libra y su Karma:

Un ascendente Libra elige siempre la armonía, aunque eso suponga ceder a las necesidades de otros. Sin embargo, ceder para él puede ser tan sólo una táctica, ya que de una sutil manera, y gracias a su conocimiento sobre el amor,  logra equilibrar sus necesidades con las del resto.  Él puede obtener una respuesta positiva en su entorno, siempre y cuando no caiga en la tentación de corregir constantemente a los demás. El mundo, ni nadie es perfecto. Debe relajarse.

Ascendente Escorpión y su Karma:

En una vida anterior un ascendente Escorpión pudo haber sido bastante encantador. Ahora puede que se encuentre con las mismas personas con las que estableció importantes lazos afectivos, pero que en esta vida, distintas circunstancias lo harán profundizar sus relaciones. Todo será más intenso, el amor, el odio y los deseos de poseer. Sus ambiciones más grandes estarán relacionadas al poder y el control, pero quiéralo o no, sus relaciones serán el centro de atención.

Ascendente Sagitario y su Karma:

Un ascendente Sagitario tuvo una vida anterior intensa, en donde sus necesidades y deseos pueden haberse vuelto contra él mismo. Ahora, su vida tendrá un toque más optimista, con tendencia a nutrirse de ideas grandiosas y probablemente ligadas a alguna religión o filosofía, que lo hacen enfrentar la vida con menos dramatismo. Sin embargo, debe tener cuidado de no escudarse tanto en sus creencias y aceptarse como un ser vulnerable que sufre si sus deseos no se cumplen, como la mayoría de nosotros.

Ascendente Capricornio y su Karma:

Cuando una persona nace con ascendente Capricornio, su misión puede estar ligada a tomar muchas, o muy difíciles responsabilidades y pruebas. En una vida anterior, la fe pudo haber gatillado en él convicciones un tanto imprácticas o poco realistas. Ahora si bien, puede sentir su vida un poco limitada debido a que se espera de él un alto nivel de compromiso, será capaz de sanar mucho karma. Sólo debe tener cuidado de no volverse demasiado inflexible.

Ascendente Acuario y su Karma:

Un ascendente Acuario tiene la oportunidad de expandir sus conocimientos. En una vida anterior, su mente se limitó a responder de acuerdo a las exigencias del mundo, sin considerar soluciones que involucraran su libertad. Ahora él necesita hacer uso de su independencia, y sus decisiones tendrán un toque menos conservador. Sin embargo, debe tener cuidado de no irritar demasiado a figuras de autoridad, que se sentirán constantemente amenazadas por sus revolucionarias ideas, intentando retenerlo.

Ascendente Piscis y su Karma:

Por lo general, un ascendente Piscis viene a servir a los demás. Su sentido social y de trascendencia, que tal vez ni siquiera nazca de un razonamiento lógico, sino más bien de una sensación de “hacer el bien”, que puede ser muy potente. Parte de su karma está relacionado en dar a otros paz, pues en vidas anteriores su foco estuvo centrado en luchar por ideales que ahora debe llevar a la práctica, aunque eso implique un incómodo desprendimiento del ego.

 

El informe aquí presentado no incluye las variantes con otros aspectos planetarios. Si desea conocer más sobre su ascendente y karma, puede solicitar la lectura de su Carta Astral a: sanandokarma@gmail.com